Tiempo estimado de lectura: 13 minutos

«Utilizo la tableta gráfica cada vez de una forma diferente. Este gusto por la experimentación me ha acompañado a lo largo de toda mi trayectoria artística»

Gels Caletrío (Plasencia, 1991), es una joven ilustradora que comenzó sus estudios en Bellas Artes en la Universidad de Salamanca, y, después, cursó el Máster en Libro Ilustrado y Animación Audiovisual en la Universidad de Vigo. Sus trabajos se mueven entre una ilustración muy personal y diferentes creaciones audiovisuales que le han hecho ganadora de distintos premios y exposiciones desde 2015 hasta la actualidad; además, recientemente ha recibido la beca de Formación para desenvolver actividades relacionadas con Sistemas Informáticos de la Creación en Arte en la Universidad de Vigo, gracias a la cual ha podido llevar a cabo varios proyectos y talleres de creación artística. Actualmente, desarrolla su proyecto más personal, Extremadura Ilustrada, en Plasencia (Cáceres), su ciudad natal, donde también está realizando otras actividades artísticas y culturales de forma paralela.

Para los que aún no te conocen ¿podrías comenzar contándonos cuándo surgió tu pasión por las bellas artes y, más concretamente, por el dibujo artístico?

El dibujo me ha acompañado siempre, desde pequeña mis padres me han regalado material artístico, como maletines de óleo, siendo algo que me ha atraído desde siempre; cuando empecé el Bachillerato de Artes en Plasencia, me lo empecé a tomar más en serio, acudiendo al Espacio de Creación Joven de Plasencia, donde hacía muchos talleres y también explorando distintas vertientes como la fotografía o el teatro. Por el año 2009 formé parte de Simbiosis, una asociación de teatro de calle, participamos en el festival A Raíz de Mérida, haciendo una performance entre la poesía y el teatro; realizamos también, en colaboración con el Ayuntamiento de Plasencia, otra intervención sobre la violencia de género. A partir de estos años se fue desarrollando cada vez más mi gusto por todo lo artístico, aunque paralelamente siempre he dibujado, a partir de bachillerato siempre llevo encima mi libro de bocetos donde voy plasmando todo lo que se me ocurre: desde mis propias ideas, collage, exposiciones que visito; también pruebo distintas técnicas, hago pruebas de color y anoto frases o conceptos que me inspiran, llevaré ya 10 años llenando estos cuadernos.

Cuaderno

Creo que el panorama artístico en el que vivimos se nutre de la colaboración y de la agrupación de creadores y artistas. El artista como único creador que aparece ante el mundo como un genio es algo de tiempos pasados.

Antes de encontrar en la ilustración tu vocación más personal, ¿has experimentado con otros tipos de disciplinas o corrientes artísticas?

Durante la carrera, he pasado por todas las disciplinas artísticas: desde escultura, pintura y dibujo, hasta grabado, diseño, fotografía, imagen digital, sin llegar a especializarme en algo concreto; aunque siempre tirando más por el dibujo y el grabado. Por ejemplo, la escultura más académica nunca ha llegado a atraerme del todo, mi peor experiencia fue modelando en barro, porque eran materiales con los que no me sentía cómoda a la hora de elaborar una pieza. Sin embargo, el grabado fue amor a primera vista, porque podía realizar un dibujo o pieza de ilustración que me permitía intervenir cada copia, convirtiéndola en original: cambiando colores, incluyendo collage, creando monotipias como el grabado de la liebre que primero lo estampé en un color plano y neutro, como es el negro, pero a mí me gustaba jugar con los colores y con el movimiento, haciendo repeticiones, mezclando colores, etc. Por ejemplo, en 2016 gané el Premio “Otras Manifestaciones” con la obra Año 0, del XX Premio San Marcos de la Universidad de Salamanca y estuvo expuesta en el Museo Contemporáneo DA2 Domus Artium. Esta obra consta de un libro en acordeón, al que acompaña una escultura tridimensional de un corazón creada a partir de distintos monotipos en grabado; la idea surgió a raíz de un infarto (y posterior enfermedad cardíaca) que sufrió mi madre cuando yo estaba cursando segundo de carrera.

Fue un año bastante difícil y el grabado fue una vía de escape, me dejaba llevar por aquello que sentía y creaba pensando siempre en lo que estaba sufriendo mi madre. En repetidas ocasiones la figura de una mujer pequeña se escondía dentro de un corazón lleno de espinas. En años posteriores, tras la operación que la mantuvo varios meses en recuperación, necesitaba plasmar todo ese proceso a través del grabado, el collage, la fotografía, etc. De cómo se sentía el resto de mi familia, de cómo mi madre había “vuelto a nacer”, así nació con ella este proyecto al que llamé Año 0. Sin duda fue el trabajo más personal que realicé en esos cuatro años.

Otra disciplina que siempre me ha atraído mucho, esta vez dentro del mundo audiovisual, es la fotografía. He experimentado con lo analógico y la fotografía artística en general. También a raíz de la asignatura de “Fotografía y Arte”, donde teníamos que mezclar otras disciplinas artísticas con fotografía,

Esta vez creé un autorretrato (con los trabajos creados con polaroids de David Hockney como referente) donde la fotografía, a través de la técnica transfer (técnica que consiste en transferir la tinta de la imagen de un papel a otros materiales como tela, madera, etc.) pasaba a pequeños “trozos” de madera gracias al disolvente y al uso de un tórculo. El resultado fue una obra donde yo misma era una desfiguración, un tema que siempre ha estado muy presente en toda mi obra, con varias manos que sobresalían de mi cabeza o repeticiones de ojos que se entremezclan.

Liebre Gigante, fragmento
Año 0 (2016)

Ya sea por ideas, por estilo o por estética ¿de qué artistas, a lo largo de tu carrera, has recibido más influencia o inspiración y con qué artistas femeninas te identificarías?

Toulouse-Lautrec o Cèzanne siempre me han inspirado en pintura por los colores que utilizaban, el juego de ocres y gamas de azules me atraía mucho. Toulouse, por su cartelería, es para mí uno de los primeros ilustradores que estando dentro de lo académico no era repudiado por aquellos profesores que se negaban rotundamente a que los alumnos quisiéramos ilustrar.

Los bocetos de Klimt, donde aparecen figuras femeninas, texturas, mosaicos o repeticiones de patrones, siempre estuvieron muy presente en mis primeros años de carrera. Los prerrafaelitas como Rossetti o Waterhouse pintaban siempre a grandes mujeres sacadas de obras literarias, esa atracción por personajes lánguidos, como, por ejemplo, la Ofelia de Millais es mi cuadro favorito y el que siempre me ha inspirado o fascinado más; por la simbología que siempre había detrás, obras inspiradas en los textos de Shakespeare y otras figuras de la literatura clásica.

En cuanto a artistas femeninas, me gustan mucho las ilustradoras francesas como Amélie Fléchais e Isabelle Arsenault; también una serie de artistas valencianas como Núria Tamarit o Paula Bonet, quién acaba de estar en Plasencia participando en el Aula Literaria Gabriel y Galán presentando en la Sala Verdugo su último libro: Roedores, Cuerpo de embarazada sin embrión, tanto su obra como la charla y posterior conversación con la gente del público fue muy inspirador, y podría decirse que hasta mágico.

Estudiaste BBAA en Salamanca, pero ¿qué te llevó a decidirte por el máster en Libro ilustrado y Animación Audiovisual de Pontevedra?

Mi Trabajo de Fin de Grado estuvo enfocado a la creación de un Álbum Ilustrado, con Tomás Hijo como tutor quién, además de profesor en la Universidad es un maravilloso ilustrador. Y aunque no conseguí llevar a puerto ese proyecto, porque pasé más tiempo diseñando personajes y posibles escenarios, fue un proceso precioso que me hizo ver las numerosísimas posibilidades que habitan en la creación de un álbum, y lo mucho que desconocía de las maneras de hacer por el poco tiempo que se les da a asignaturas como Ilustración dentro de la carrera de Bellas Artes.

Akiak (nombre con el que bauticé a mi álbum ilustrado sin acabar) fue retomado en mis siguientes años en el Máster en Libro Ilustrado y Animación Audiovisual que se imparte en la Facultad de Bellas Artes de Pontevedra, donde finalmente conseguí terminar ese proyecto gracias a los nuevos conocimientos que había adquirido. Descubrí este máster buscando por la red, consta de dos años donde, además de aprender sobre ilustración también me brindó la posibilidad de trabajar en otros ámbitos como la animación. La verdad es que no me lo pensé mucho, hice la maleta y me marché a Galicia.

El gusanillo de la ilustración no sólo me picó durante todos esos años, una vez que se te mete dentro empiezas a acumular títulos en tus estanterías y conoces el amplio mundo que se mueve a su alrededor.

Me encantan los álbumes dirigidos al público infantil, sobretodo aquellos que no necesitan ser de colores pastel y personajes culturalmente aceptados. La estética de muchos de mis personajes es algo siniestra, con un interés más por los seres monstruosos y las protagonistas femeninas que no necesitan que las salven.

En mis trabajos predominan los miedos, el desdoblamiento del ser humano o “desdoblamiento del yo”, las pesadillas y el uso de la figura del monstruo como recurso para mostrar problemáticas sociales. Siempre recordaré un libro de la biblioteca de la Facultad de BBAA de la USAL, llamadoOrden y caos, Un estudio cultural sobre lo monstruoso en el arte,de José Miguel G. Cortés, que me marcó profundamente en este sentido (podría incluso llamarle mi libro de cabecera durante la carrera), ya que hablaba de varios ámbitos en los que, tanto cineastas como otros artistas habían plasmado problemas psicológicos o sus monstruos internos en sus obras.

Akiak y el oso

Somos una tierra olvidada que lucha todos los días porque nuestra riqueza cultural sea reconocida.

Has desarrollado algunos proyectos bastante interesantes durante tu vida académica, como Estudios Magarum, el cortometraje “Susan” o la cartelería para las III Jornadas José Saramago, ¿podrías contarnos cómo surgieron?

En el máster trabajé la animación de forma colectiva, sobretodo a través de la técnica del Stop Motion y así surgió primero “Susan”, que fue mi primer corto realizado de esta forma, empezó como proyecto para una asignatura, pero mis compañeras y yo decidimos ampliarlo para poder dejarlo lo más acabado posible de cara a su presentación a festivales y concursos; de hecho lo hemos presentado al XV Premio de Creación Audiovisual de la Universidad de Vigo, ganando el I Premio en la modalidad de animación, en 2017 y más tarde ganó el Premio al “Mejor Cortometraje Extremeño” en el Festival Encorto de Plasencia en 2018; “Estudios Magarum” fue el nombre que le dimos a la productora ficticia que creamos y que realizaba el corto “Viridian”, que fue un proyecto de 12 minutos que aunaba la animación 2D a través del programa de edición After Effects y Stop Motion, en la que una vez más, los protagonistas eran monstruos, tanto en “Susan” como en “Viridian” aparece esta figura, tratada de diferente manera pero siempre con un trasfondo social. Es interesante apuntar que, aunque no me atrae la escultura, sí me gusta mucho el diseño de personajes, la creación de figuras, muñecos y espacios para este tipo de proyectos.

Susan

En cuanto a las III Jornadas de José Saramago, Burghard Baltrusch como profesor de la Universidad de Vigo y director de la I Cátedra Internacional José Saramago –en colaboración con algunos profesores del Máster en Libro Ilustrado y Animación Audiovisual– lleva varios años proponiendo la creación de forma colectiva de diversos proyectos audiovisuales basados en la obra de José Saramago. En el año 2017 participé en uno de estos proyectos creando una obra audiovisual sobre una máquina llamada Passarola (máquina que aparece en el libro Memorial del convento de Saramago), trabajo que se expuso en la Casa Das Campás durante las II Jornadas, donde también fui ponente junto a mis compañeros de la universidad. En diciembre de 2018 volví a participar, pero esta vez como diseñadora de cartel y tríptico, montaje y registro audiovisual de estas.

El máster me ha brindado muchas oportunidades, como la colaboración con el grupo de teatro PetanaPorta, con quienes trabajamos una compañera y yo realizando una escenografía audiovisual para la obra O Pequeno Poni, una adaptación de Paco Becerra, que acompañaba a los actores durante toda la obra y que fue estrenada en el Teatro Principal de Pontevedra en Junio de 2018. También, en ese mismo año, impartí distintos talleres de animación (Stop Motion y Cut Out) en varios eventos de Plasencia.

Estos proyectos han sido posibles gracias a la confianza y colaboración de profesores y compañeros, como lo fue y lo es Sol Alonso, quién además de mi tutora del Trabajo Final de Máster es alguien que trabaja muy duro para que todos estos trabajos salgan adelante.

Creo que el panorama artístico en el que vivimos se nutre de la colaboración y de la agrupación de creadores y artistas. El artista como único creador que aparece ante el mundo como un genio es algo de tiempos pasados; el presente y el futuro es algo más que ego y autocomplacencia. Y eso es algo que he aprendido recientemente, debemos ser capaces de confiar en el trabajo que hacen aquellos que están trabajando con nosotros, si no, eso que creas con amor y dedicación al final acaba como algo inerte.

Por otro lado, al ser Becaria de Técnicas Gráficas en el taller de grabado en la Facultad de Bellas Artes tuve la oportunidad de aprender más sobre el uso de la serigrafía para estampar en distintos materiales textiles, además de las propias serigrafías en papel, que pude poner a la venta en distintos stands y en salas como el Espacio Blomberg de Plasencia. Esto último es un proyecto que sigo teniendo en marcha actualmente.

Zanahorio, personaje de Viridian

Me encantan los álbumes dirigidos al público infantil, sobretodo aquellos que no necesitan ser de colores pastel y personajes culturalmente aceptados. La estética de muchos de mis personajes es algo siniestra, con un interés más por los seres monstruosos y las protagonistas femeninas que no necesitan que las salven.

En cuanto a la ilustración digital, ¿qué proceso utilizas a la hora de desarrollar tus ideas, realizas bocetos previos a mano que después son trasladados a la tableta gráfica?

Al igual que hay personas que cuando trabajan de forma digital son más metódicas, yo utilizo la tableta digital cada vez de una forma diferente. No sigo un método exacto o trabajo siempre de la misma manera, porque este gusto por la experimentación me ha acompañado a lo largo de toda mi trayectoria artística. Aunque últimamente parto de una misma premisa: la creación de texturas de forma tradicional, siempre aboceto las ideas en un cuaderno. Ya en una asignatura de la carrera donde teníamos que explorar y probar distintas técnicas que no hubiésemos utilizado antes me enganchó bastante pues a mí siempre me había llamado mucho la atención la forma que tienen las manchas, en las paredes, azulejos… esto se llama pareidolia; por esto, lo que hago ahora es lo siguiente: creo manchas y dependiendo de lo que me transmitan, las utilizo para unos tipos de ilustraciones u otros, a través del siguiente método: escaneo el dibujo y voy borrando o eliminando materia, como si se tratara de un grabado digital, como si fuera un linóleo del que voy extrayendo el material para crear los relieves. Así creo diferentes formas y texturas, pero de forma digital.

En el agua

He visto cierta inclinación por criaturas mágicas, los animales y, en general, la ficción en tu producción, ¿de dónde viene esta predilección por el género de la fantasía a la hora de proyectar un nuevo dibujo?

La lectura infantil y juvenil fantástica llena gran parte de mis estanterías, junto a los Artbooks o Libros de Arte de películas y series de animación. Además, cuando tenía 9 años las historias de magia con todos esos seres fantásticos y lugares encantados era lo que hacía volar mi imaginación para crear ya desde niña historias y personajes, siendo la saga literaria de la escritora inglesa J. K. Rowling: Harry Potter (1997 – 2007) una de mis favoritas. Por nombrar otras obras, la película Dentro del laberinto de Jim Henson, cuyo protagonista es el increíble David Bowie; Cristal Oscuro –del mismo director–, La Historia Interminable… Y, por supuesto, han sido una gran inspiración la mitología y las leyendas clásicas.

Twig y el troll (2018), basada en la serie Hilda

Actualmente te encuentras en Plasencia llevando a cabo el proyecto “Extremadura Ilustrada”, ¿qué planes tienes para este proyecto o cómo prevés que se desarrolle?

A raíz de mi interés por la mitología y por mi tierra extremeña, comencé a buscar información sobre mitología y las leyendas que se desarrollan en Extremadura; he consultado mucho el libro Mitos y Leyendas de tradición oral en la Alta Extremadura de Fernando Flores del Manzano, y en la biblioteca he encontrado mucha más información y referencias para contrastar datos. Esto me ha llevado a crear ilustraciones con esta temática; además de otras ilustraciones que tienen que ver con la fauna y la flora extremeña. En cuanto al futuro del proyecto, voy a realizar una exposición durante el mes de abril en el Espacio Blomberg de Plasencia donde, a parte de exponer estos dibujos también voy a realizar talleres en relación con las técnicas que utilizo; a parte también se van a poner a la venta obras como postales, piezas textiles, etc.

Serrana de frente

Y, en general, ¿cómo quieres enfocar tu producción artística? ¿Cómo ves el panorama artístico en Extremadura actualmente?

Volví a Extremadura hace tan sólo un par de meses y, después, de haber vivido casi 7 años fuera por estudios, tenía algo de tiempo para ponerme a trabajar en proyectos esbozados años atrás. No tengo ni idea de cómo gestionar mi tiempo libre, no me siento cómoda, así que en cuanto he tenido la oportunidad, me he embarcado en distintos proyectos. De cara al futuro no me cierro puertas, me gustaría hacer algo relacionado con la animación o poder crear algun álbum ilustrado; además, también estoy trabajando para poder entrar en el Programa de Doctorado en Creación e Investigación en Arte Contemporáneo que se da en la Facultad de Bellas Artes de Pontevedra.

En Extremadura me ha sorprendido gratamente la actividad artística que se desarrolla y he descubierto que hay una gran cantidad de artistas y personas relacionadas con el mundo del arte que se están moviendo para mostrar lo que aquí se hace. El vivir todos estos años en Salamanca y Pontevedra ha hecho que estuviera bastante desvinculada, ya que, como otros muchos, me vi obligada a marchar de nuestra región para estudiar fuera. Vivimos en un lugar con poca visibilidad con respecto a otros en el ámbito nacional, muchas veces me he cruzado con gente de otras comunidades que piensa que somos analfabetos y que no tenemos ni internet. Somos una tierra olvidada que lucha todos los días porque nuestra riqueza cultural sea reconocida.

Entiznau, fragmento

Como artista emergente y con una vocación tan clara como joven ilustradora, ¿piensas que este ámbito, menos explotado ante otras disciplinas más tradicionales, tiene las mismas oportunidades/posibilidades o recibe el mismo apoyo? ¿Cómo crees que el público valora la ilustración hoy día?

Aunque muchas universidades aún consideren la ilustración como algo alejado de las Bellas Artes, su consumo está más que nunca en todo lo que nos rodea, ya sea en la publicidad, en la moda o en los videojuegos. Ha dejado de ser algo que aparecía acompañando cuentos y libros para tener mayor peso, el trabajo del ilustrador está siendo reconocido como se merece, aunque muchas veces la gente intente aprovecharse para que los que empiezan trabajen gratis a cambio de promoción.

Creo que es una manera de hacer como otra cualquiera, que atrae tanto a niños como adultos y que puede tratar temas importantes, algunos que hoy día siguen siendo tabú, hablar de problemáticas sociales, del medio ambiente, etc.

En España hay bastantes concursos, pero aquí en concreto creo que todavía nos falta mucha ayuda por parte de las entidades públicas para dar valor a nuevos proyectos y artistas emergentes, ya que sí que he visto esa lucha por la ilustración en los lugares en los que he estudiado a través de salones del libro o de exposiciones colectivas.

La artista trabajando en el taller de grabado, en la Facultad de Bellas Artes de Pontevedra

Para más información sobre la artista

Página web de la artista: https://gelstrawberry.carbonmade.com/

Instagram personal: https://instagram.com/gelstrawberry

Instagram del proyecto Extremadura Ilustrada: https://instagram.com/extremadurailustrada