Cinco intervenciones en diálogo con los museos

El 18 de mayo se celebra el día de los museos con el lema «Museos por la igualdad: diversidad e inclusión». Será una celebración algo extraña, con la mayor parte de los museos cerrados todavía al público, pero con actividades programadas para desarrollar de manera online. Mientras estos espacios preparan ya su reapertura y la vuelta a la (nueva) normalidad, cumpliendo todos los protocolos de seguridad e higiene, queremos recordar cinco intervenciones en las que diferentes artistas extremeños establecieron un diálogo con varios museos, su arquitectura o su historia.

Serpientes. Andrés Talavero. Museo de Cáceres

Uno de los espacios más singulares de Extremadura está en el Palacio de las Veletas, donde se ubican las secciones de arqueología y etnografía del Museo de Cáceres. Este edificio alberga uno de los aljibes hispanomusulmanes mejor conservados de la Península Ibérica, que ha acogido intervenciones de artistas como Montserrat Soto, en el marco de Foro Sur, o Diana Larrea, dentro de la programación de Cáceres Abierto. Sin embargo, «Serpientes», la propuesta que presentó Andrés Talavero en el año 2002, es una de las más recordadas.

Siguiendo una línea habitual en su trabajo, donde ya habían aparecido mariposas, el artista instaló un conjunto de esculturas con forma de serpientes que dialogaban con el agua del aljibe, creando una sorprendente e inquietante imagen. La serpiente, símbolo blíblico del mal, lo negativo y lo impuro, tiene otras connotaciones en otras culturas, relacionadas con la salud y el amor.

El cuerpo desnaturalizado. María Jesús Manzanares. Museo Vostell Malpartida

Fundado en el año 1976 por el artista hispano alemán Wolf Vostell, el Museo Vostell Mapartida se sitúa en el complejo del antiguo lavadero de lanas de Los Barruecos, en la localidad de Malpartida de Cáceres. Estableciendo vínculos con su pasado textil, María Jesús Manzanares presentó en 2004 la exposición «El cuerpo desnaturlizado», comisariada por José Antonio Agúndez, gracias a una de las Ayudas Francisco de Zurbarán concedida por Junta de Extremadura el año anterior.

Como parte de este proyecto, la artista realizó pinturas sin pintura, a partir de lana en bruto teñida de diferentes colores. Hay en su trabajo un intención de conmemoración a la tradición pero también a las grandes mujeres artistas que la preceden, como Ana Mendieta, Annete Massager o Louise Bourgeois.

La celda grande. Alonso Gil. MEIAC

El edificio del Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo, que celebra este año su 25 aniversario, se levanta sobre el solar de la que fuera la Prisión Preventiva y Correccional de Badajoz. En el marco de los Post Local Projects, una interesantísima línea de propuestas site specific desarrollada por el museo entre 2005 y 2009, se presentó la exposición La celda grande en la que Alonso Gil partía de la idea del antiguo edificio y de la ciudad.

El artista reconstruyó a escala ampliada una de las celdas de la que fuera cárcel durante el franquismo. Con pintura flúor se recreaban sus elementos, pero también aparecían fantasmas en la oscuridad bajo la forma de pintadas que reproducirían textos que podrían haber existido en esas celdas, con alusiones al contexto sociopolítico de la época.

Lourdes Murillo. Entrecielo. Museo Barjola

Fundado en 1988 a partir de una donación del pintor extremeño Juan Barjola al Principado de Asturias, el Museo Barjola ocupa uno de los edificios barrocos más destacados del centro histórico de Gijón. Uno de sus espacios, la Capilla de la Trinidad, dedicada principalmente a exposiciones temporales, acogió en 2007 la instalación Entrecielo en la que Lourdes Murillo exploró la luz y la arquitectura del edificio. En esta intervención, la artista ocultó la cúpula de la capilla elevando un toldo compuesto de cuatro piezas de tela traslúcidas sobre las que pintó una retícula de trazos libres y ensortijados a modo de arabescos. La obra se mimetiza con el espacio y crea un recorrido entre las dos plantas de edificio, pareciendo, desde la parte superior, como una inmensa red flotante.

Mariajosé Gallardo. Ranking de peticiones marianas. Centro Andaluz de Arte Contemporáneo.

Desde 1997, el Monasterio de la Cartuja de Sevilla se convirtió en la sede del Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, un espacio dedicado al fomento de la creación artística internacional. En la sacristía de la Capilla de Afuera, con motivo de su exposición Non sine sole iris, Mariajosé Gallardo realizó exprofeso la intervención «Ranking de las peticiones marianas», en torno a una Inmaculada anónima del siglo XVIII. Un buen número de lienzos de pequeños formato y fondo dorado con representaciones anatómicas y de animales rodean la imagen creando una forma de media luna. «Ranking de las peticiones marianas» es una de las intervenciones que pueden verse de manera permanente en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo junto a otras como la conocida Alicia de Cristina Lucas.


Imagen destacada: María Jesús Manzanares. El cuerpo desnaturalizado. Museo Vostell Malpartida

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres recibir todas las novedades en tu email?

Podrás modificar tus datos y cancelar tu suscripción cuando quieras

* indicates required