Entrevista a Lara Ruiz

«Busco que el espectador sea una persona activa dentro de los proyectos, me resulta interesante generar experiencias y ofrecer posibilidades para que ello ocurra. El público siempre te sorprende a través de comentarios y aportaciones que podrían ayudar a la obra»

Lara Ruiz (Luxemburgo, 1986), Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca y con Máster en Producción Artística por la Universidad Politécnica de Valencia. Realiza labores en gestión cultural en Zink Espacio Emergente y en el Máster en Evaluación y Gestión del Patrimonio Cultural como docente.

La artista trabaja en torno a los conceptos de transformación y colaboración donde el punto fuerte es la utilización del espacio como parte esencial del proceso constructivo de las piezas y su interacción con el espectador. Además, sus formas geométricas simples abrazan el minimalismo a la vez que se inspiran en corrientes artísticas más pop, donde toma protagonismo el color.

La obra de Lara Ruiz ha podido verse en diferentes exposiciones y ha sido merecedora de distintos premios. Algunos ejemplos más destacados son en 2014 Taipei Art Fair. Instalación “Underconstruction IV”. Taipei (Taiwán) o en 2019 como artista seleccionada en Tabacalera Cantera, Ministerio de Cultura y Deporte; además, ha recibido recientemente el Premio-adquisición XXII Edición Artes Plásticas “Sala El Brocense” y el Accésit XXIV Edición Jóvenes Pintores. Fundación La Gaceta (2019). Recientemente ha expuesto en el Da2 de Salamanca y ha sido una de las artistas seleccionadas en la última convocatoria de ayudas a artistas visuales de la Junta de Extremadura.

Lara Ruiz. CDC1 (De la serie Construir-deconstruir-construir)
PVC esmaltado. 30 x 20 x 50 cm. 2018

Desde tu etapa formativa en Salamanca hasta tu trabajo actual, has pasado por procesos de experimentación y cambio, ¿cómo han sido?

Sí, mi proceso siempre ha sido muy experimental. En estos últimos años de producción podrían encontrarse cambios propios del mismo proceso de trabajo o incluso de la influencia de mi vida personal, pero en esencia permanecen objetivos de búsqueda sobre el arte colaborativo y la interacción con el espacio, el color y las superficies. Asimismo, la tecnología sigue presente en muchos proyectos pero en lugar de ser un soporte es un medio para poder interactuar con el público. En este momento me gusta mucho alternar procesos y contaminar la vigencia de la manufactura en espacios digitales. 

¿Podrías hablarnos de esos primeros proyectos como S-HormigónGreen Cortex o Under Construction?

Tal y como contaba antes, estos proyectos constituyen en sí mismos los intereses esenciales que se encuentran presentes hoy día, S-Hormigón es un proyecto que derivó de la experiencia pictórica hacia la escultórica e incluso arquitectónica, en el me proponía realizar piezas artísticas autoportantes, es decir que no necesitaban ser recogidas por ningún soporte, sino que más bien formaban parte de la misma arquitectura de los espacios.

Parte de este proyecto pudo realizarse en los X Encuentros del Arte de Genalguacil (Málaga), allí formando parte de la arquitectura local de fachadas blancas de cal permanece un proyecto que modificó la epidermis de las paredes de una casa, una intervención que ponía de relieve la parte más háptica del sentido de la vista a través de las distintas iluminaciones diurnas.

Lara Ruiz. S-Hormigón para los X Encuentros del Arte en Genalguacil, 2010.

Green Cortex, sigue siendo un proyecto interesado en la superficie de los espacios que habitamos, pero ofrece un enfoque directo a la naturaleza. En él se invitaba al público a capturar con un escáner aquellas superficies orgánicas que llamaran su atención, con aquellas capturas se creaba una colección de paisajes mínimos a los que finalmente se les daba un aspecto físico a través de su impresión en cristales. La primera que se realizó fue en el Centre d’Art La Rectoría (Barcelona).

Under Construction es un proyecto mucho más espontáneo quizás porque surge en un momento de precariedad, no dispongo de estudio propio y voy trabajando en espacios prestados de manera intermitente, se produce mayor discontinuidad en mi trabajo artístico y a la vez un espacio para la ruptura con determinados encasillamientos.

Por necesidad se producen proyectos de producción directa y que mantienen bastante correlación con el contexto que vivíamos, una crisis que se agudiza en el sector cultural y artístico, pero a la que también le debo un cambio de mentalidad que se ve reflejado en el proceso creativo actual.

Lara Ruiz. De la serie “Green Cortex”, impresión sobre cristal, medidas variables, 2014.

Dedicarte al sector cultural en general es una actividad de resistencia, las posibilidades culturales no son proporcionales al número de artistas que lo necesitan

Actualmente trabajas en la serie (CDC) Construir-Deconstruir-Construir, cuya exposición De forma estándar ha podido visitarse hasta hace poco en Salamanca. ¿Cómo surgió esta serie?

CDC surgió en 2018 casi como un ejercicio puntual de composición donde me propuse crear una pieza para intervenir un espacio de mi estudio, pero una vez hecho me di cuenta que aquella pieza o idea podía conducir a otra y así comienzo a hacer una serie de ejercicios escultóricos retornables. La mayoría de composiciones previamente las dibujaba como parte de un proyecto donde calcular las necesidades.

La documentación del proyecto a través de dibujos o fotografías nunca habían sido una parte tan importante en un proyecto y a día de hoy son la espina dorsal del proyecto y uno de los vínculos más directos con el público, gracias a esta parte se comprende mejor el espíritu lúdico y experimental del proyecto en la exposición De forma estándar que he realizado hasta el 2 de noviembre de 2020 en el DA2 Domus Artium 2002 de Salamanca.

¿Cómo es el proceso de trabajo en tu estudio? Desde la creación de los dibujos como un boceto previo a lo que será, después, la pieza física.

No existe una única manera, pues algunas piezas surgen sin tener una ubicación específica y otras son sites-specific y se deben adaptar a un lugar concreto. En el primer caso, cuando no existe ubicación, las piezas van surgiendo a partir de la experimentación de las posibilidades de combinaciones entre forma y color y en el segundo caso, cuando son piezas para intervenir un espacio específico, realizo un estudio del lugar en persona, tomo referencias, medidas y particularidades en la arquitectura como pueden ser puertas, vanos, columnas, cableados, etc., a partir de ahí comienzo a realizar dibujos y maquetas. El objetivo en ambos casos es prever todas las necesidades y previsualizar la pieza en el espacio.

En ese proceso de materialización, ¿cómo eliges qué dibujo se convierte al PVC?

Los dibujos son también una manera de memorizar las ideas, no todos llegan a realizarse rápidamente, pues para realizar algunos necesitan darse una serie de necesidades, entonces siguen esperando a encontrar su lugar, sin embargo algunas piezas son realizadas con más inmediatez, la justificación no es estricta, algunas porque se vinculan a proyectos expositivos que van surgiendo y otras por pura apetencia.

¿Qué artistas son tus referentes o qué influencias recibes en tu obra?

Existen muchos artistas referentes, aunque me dedico a producir también admiro el trabajo de muchos compañeros y compañeras de profesión, soy visitante de exposiciones e incluso estoy haciendo poco a poco una pequeña colección de obras de arte de pintura, fotografía y pequeñas piezas escultóricas, los referentes cada vez son más.

Sin embargo, siento que mis influencias están más enfocadas hacia determinados aspectos, por ejemplo, dentro del proyecto CDC percibo influencias derivadas del minimalismo y el pop art, pero en general todos los proyectos atraviesan un interés sobre el arte colaborativo. Asimismo, fuera del campo puramente artístico se evidencian relaciones con lo espacial o arquitectónico o el uso de las tecnologías con fines sociales.

Toda persona tiene un potencial creativo dentro y en la interacción con los demás este se ve ampliado

Tus piezas tienen un gran sentido de interacción con el espectador. ¿Cuál es la reacción que buscas en el público? ¿Qué conclusiones obtienes de esa interacción? Cuando el espectador ya ha podido circular a través de ellas.

Busco que el espectador sea una persona activa dentro de los proyectos, me resulta interesante generar experiencias y ofrecer posibilidades para que ello ocurra. El público siempre te sorprende a través de comentarios y aportaciones que podrían ayudar a la obra, he visto a niños y adultos jugar con las piezas más grandes de la exposición en estos últimos meses en el DA2 Domus Artium 2002 de Salamanca, supongo que esto también ocurrió con la instalación de Tabacalera en 2019. En concreto no busco una única reacción, simplemente me parece interesante generar la posibilidad.  

Además de la interacción física con la obra instalada, para esta exposición habíamos pensado en diseñar un taller donde poder crear piezas con el público, debido al COVID-19 no hemos podido plantearlo, pero sin embargo, sí hemos podido hacer un taller digital denominado “La forma común” donde invitamos, a través de un story de Instagram, a elaborar composiciones conjuntas a través de 11 formas. De este taller han resultado 9 dibujos donde se combinan composiciones de los distintos participantes.

La conclusión que obtengo está directamente relacionada con la idea de que toda persona tiene un potencial creativo dentro y en la interacción con los demás este se ve ampliado.

Lara Ruiz. Site-specific, Tabacalera Ministerio de Cultura y Deporte. España, 2019

Además de como artista, trabajas como gestora cultural y profesora, ¿qué pros y contras obtienes de conciliar estas tres actividades?

Pues esto solamente tiene un elemento en contra, es el tiempo, todas son actividades muy absorbentes, para ello debo organizarme muy bien e ir intercalando los períodos de prioridad. Sin embargo, son áreas que comparten muchos aspectos, por ejemplo, la creatividad, la capacidad de organización o resolución o las relaciones interpersonales, diría que comparten casi todo y a la vez los contextos se enriquecen unos de otros. 

Vives y trabajas a caballo entre Mérida y Salamanca, ¿cuál es tu opinión sobre nuestro sector en estas regiones?

Dedicarte al sector cultural en general es una actividad de resistencia, las posibilidades culturales no son proporcionales al número de artistas que lo necesitan y ello no favorece a la profesionalización del artista. Percibo que los procedimientos han mejorado pero sigue perviviendo con un sesgo precario. 

Publicidad

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad