Entrevista a Lola Zoido

«Quel el arte digital no se pueda colgar en la pared no significa que el trabajo no sea igual de válido»

A pesar de contar con décadas de historia, el arte digital sigue apareciendo, a día de hoy, como una anotación al margen (o un apéndice) en la historia del arte. Su presencia continúa siendo residual en muchos ámbitos y en España, salvo contadas convocatorias específicas, cuesta encontrarlo integrado, sin más, dentro de las artes visuales. En este contexto se desarrolla el trabajo de Lola Zoido (Zafra, 1994), una artista que, aunque empezó su trayectoria vinculada a la pintura por su formación inicial en Sevilla, empieza a ser imprescindible dentro de la escena emergente del arte digital. En los últimos años ha centrado su producción en la realidad aumentada y ha mostrado sus obras en exposiciones internacionales y recientemente en el C3A y en Urvanity.

Estudiaste Bellas Artes en Sevilla, donde la formación está muy fuertemente vinculada a la pintura. ¿Qué aportó esta ciudad a tu trabajo?

Recuerdo que los primeros años odiaba bastante pintar, era una facultad que exigía bastante nivel y no tenia ninguna motivación y al final era bastante frustrante, pero la cosa cambió completamente cuando encontré los estímulos adecuados. Estudiar en Sevilla me ha inculcado un gran amor por la pintura y sobre todo lo pictórico, lo cual me llevó lo digital, ya que en este plano hay mucho de esto en los errores la distorsiones en la imagen, los pixeles… que tienen que ver mucho con la pintura. A día de hoy produzco menos piezas pictóricas, pero disfruto mucho cada vez que vuelvo a pintar, intento no perder la costumbre.

© Lola Zoido

Posteriormente, te trasladaste a Madrid para cursar un Máster. ¿Cómo fue el cambio? ¿Qué te supuso empezar a moverte por el circuito artístico madrileño?

Al principio me daba un poco de miedo moverme a Madrid después de tantos años en Sevilla donde estaba muy a gusto. Nunca pensé que me fuera a encontrar tan cómoda aquí, he tenido también la suerte de haber hecho este cambio con algunos compañeros y amigos lo cual reconforta mucho.

Al final, vivir en Madrid no te soluciona la vida mágicamente, a día de hoy puedes vivir en cualquier sitio y gracias a la redes e internet no va a suponer tanta diferencia. Pero sí que es cierto que para mí vivir en Madrid ha supuesto conocer gente nueva que me inspira y construir nuevos proyectos.

Los nuevos medios digitales y la producción masiva de imágenes aparece pronto en tu trayectoria. En algunos de tus primeros proyectos utilizabas la pintura para dotar de perdurabilidad imágenes que extraías de Google Earth o Google Maps, o también realizabas capturas de pantalla de estas plataformas. ¿Cómo surge tu interés por estas temáticas?

Recuerdo perfectamente que fue cuando cursé la asignatura de Paisaje durante la carrera. Tuve la suerte de tener a una profesora que en vez de hacernos pintar La Giralda, hizo que nos preguntásemos qué era para nosotros el paisaje. En este momento para mí una de las principales vías por las que observaba el mundo era a través de una pantalla, así que el paralelismo más fácil y rápido que se me ocurrió entre eso y el paisaje fue Google Maps. Me atraían mucho las irregularidades, imperfecciones y distorsiones que se generaban en estas imágenes, hacía una deriva por diferentes lugares, capturaba imágenes y las pintaba. Fue así como empecé a generar en mi trabajo conexiones entre lo digital y lo pictórico.

© Lola Zoido

Dentro del mundo digital, actualmente estás centrada en la realidad aumentada. ¿crees que es un medio lo bastante explorado? ¿qué puede aportar al contexto del arte digital?

Siempre que hago una pieza parto de la creación digital, algunas veces decido materializarlas (producirlas en físico) y otras no, y lo que me gusta de la realidad aumentada es que ofrece una vía de escape entre estas dos opciones, ya que sigue siendo algo inmaterial pero a la vez puedes trasladar la pieza a infinidad de lugares.

Creo que es un medio que va creciendo y mejorando a pasos agigantados y todavía ni podemos imaginarnos lo que podrá llegar o ofrecer. Aunque de momento casi la mayoría de la gente pueda relacionarlo con filtros de Instagram que te ponen pestañas, cada vez más, va a formar parte de nuestras vidas, de nuestra forma de comunicarnos y expresarnos. Así que por qué no iba a ser un medio de producción artística igual de válido que otros tantos.

Como muchos artistas, utilizas instagram para mostrar tu obra, aunque en tu caso, estás explotando las posibilidades que ofrecen los filtros. ¿Cómo desarrollas esta parte de tu producción? ¿Utilizas alguna aplicación externa o lo creas directamente en instagram? ¿Has tenido alguna vez problemas con las políticas de instagram?

Para mi Instagram siempre ha sido un medio muy importante para enseñar mi trabajo, sin que suene frívolo, pero es cierto. Miro la parte positiva de este hecho ya que mis proyectos más importantes han surgido a partir de gente que conocía mi trabajo a partir de esta red. Llevar algunas de mis obras en forma de filtro ha sido un paso natural en todo esto. Como he dicho anteriormente, siempre trabajo a partir de herramientas digitales como puede ser cualquier programa de edición 3D y simplemente tengo que configurar la pieza con Spark AR, que es medio por el que se suben los filtros a Instagram.

Las políticas de Instagram son un poco absurdas. Yo no pude subir un filtro que era la versión 3d de una de las sillas que hice para una exposición porque aparecía un cuerpo femenino (sin ser un desnudo) y la red no lo consideraba adecuado para su público. Sin embargo, no he tenido ningún problema cuando he hecho lo mismo y el cuerpo era de un tío.

Deberían darse más oportunidades al arte digital ya sea con convocatorias, becas o ayudas de algún tipo, que el resultado no se pueda tocar o colgar de la pared no significa que el trabajo no sea igual de válido

En tu trabajo es visible tu interés por el espacio público. ¿Cómo se conjuga en el mundo del arte digital? ¿Es internet un espacio público?

Si y no. Es un espacio público en lo que respecta a la forma en la que nos comportamos en él. Actuamos sabiendo que cualquier cosa que hagamos, digamos y publiquemos la va a poder ver “cualquiera”. Tiene sus venta jas en el sentido de que cualquier cosas que hagamos, artísticamente hablando, va a poder tener mucha más difusión. De hecho es una de las cosas que me are de llevar algunas obras a la realidad aumentada, cualquier persona que quiera va a poder verla en su salón en la calle o donde quiera sin la necesidad de tener que desplazarse a un sitio especifico.

La cara B de todo esto es que realmente la plataforma no es pública, es decir, al ser privada establece sus propias normas y si quieren censurar algo aunque sea arte, están en todo su derecho.

¿Crees que hay suficientes apoyos para el arte digital o que el arte digital es valorado como se merece?

En lo que respecta al valor de la obra, quizás se tienda más hacia piezas en formatos más tradicional, ya que son más tangibles y entiendo que eso transite una mayor seguridad. Por eso deberían darse más oportunidades al arte digital ya sea con convocatorias, becas o ayudas de algún tipo, que el resultado no se pueda tocar o colgar de la pared no significa que el trabajo no sea igual de válido. Poco a poco se están tejiendo redes más sólidas entre creadores y y agentes culturales en torno al arte digital, espero que asienten unas bases sólidas para un futuro en el que la presencia del arte digital será más abundante.

Recientemente estuviste en Urvanity, con una residencia de producción, y presentado tu trabajo junto a otras artistas del mundo digital como Solimán López o Daniel Canogar, ¿cuál es la situación del arte digital del España?

Quizás yo todavía no tenga experiencia como para hablar del mercado del arte etc.. pero en general, es cierto que España no tiene bastante presencia, aunque poco a poco se van atisbando cambios y surgen algunos proyectos muy chulos. Yo soy optimista y creo con con el tiempo estará más asentado al igual que ya se está haciendo en otros países, donde por ejemplo hay comisarios, exposiciones o convocatorias solo para arte digital.

Has mostrado tu trabajo en exposiciones nacionales e internacionales pero muy poco en Extremadura. ¿Cómo ves la situación del arte contemporáneo aquí? ¿Hay algún lugar en el que te gustaría mostrar tu trabajo?

Justamente una de las cosas que más ilusión me harían seria mostrar mi trabajo o llevar a cabo algún proyecto en Extremadura. Tristemente hasta el momento no he tenido la oportunidad, y más allá de algún certamen es complicado encontrarla. Se necesita un contexto que asiente bases y eso no se crea de la noche a la mañana.

Si que es cierto que la situación del arte contemporáneo está bastante parada respecto a otras comunidades. Es uno de los motivos por que muchos artistas extremeños nos hayamos movido a otros lugares en busca de mas oportunidades en el sector. De hecho me sorprendo muchas veces cuando conozco a algún artista que no sabía que era extremeño ya que hay pocas plataformas para vincularlo allí.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *