Entrevista a María Jesús Manzanares

«Mi trabajo es un homenaje explícito e inagotable a las mujeres creadoras que, desde el anonimato doméstico o el empeño artístico, han trabajado por adecentar y llenar de sentimiento los lugares de la vida»

Mª Jesús Manzanares Serrano (Cáceres, 1970), es una artista plástica que trabaja diferentes disciplinas como la pintura, escultura, instalación, fotografía y los bordados de tela. Los cuadros cosidos de telas de lino, estopas y algodones son quizá la parte de su obra en la que mejor se reconocen los hitos de su recorrido estético: memoria, introspección, raíces y otros vínculos; además, hay en sus creaciones un homenaje explícito e inagotable a las mujeres creadoras que, desde el anonimato doméstico o el empeño artístico, han trabajado por adecentar y llenar de sentimiento los lugares de la vida.

A lo largo de su trayectoria, Mª Jesús Manzanares ha expuesto en el Museo de Lanificos de Covilhá, Castelo Branco e Indaha Nova, en Portugal, en el Museo Vostell-Malpartida de Cáceres y en el Etnográfico Pérez-Enciso de Plasencia, además de otras intervenciones como Espigar la memoria, en Cáceres Abierto 2019, Del lino al lienzo (2018) o su exposición colectiva más reciente Trazos del Salón II (2020), en Las Claras de Plasencia.

María Jesús Manzanares en su taller. Plasencia. Foto: © Almudena Mora, 2019

Ante esta crisis brutal en todos los ámbitos de nuestra vida lo importante es reinventarse, y que los que deciden el rumbo de las cosas valoren el poder de la cultura.

Estudiaste Bellas Artes en la Universidad de Salamanca y, más tarde, realizaste un Máster de Estética y Teoría de las Artes en la Universidad Autónoma de Madrid. ¿Cuándo comenzó tu interés por estas materias? ¿Qué ha aportado a tu trabajo tu paso por cada universidad?

Desde que tengo conocimiento fui consciente de que quería dedicarme al arte, mis padres nos llevaban siempre a museos y exposiciones y eso fue calando en mi subconsciente.

Después vino la época de la Facultad. Durante un curso tuvimos una asignatura que era Critica del Arte que la impartía Miguel Fernández Cid. Gracias a él y a la lectura de los libros que nos recomendaba sentí la necesidad de fundamentar el arte con la teoría, y no sólo con la práctica como nos exigían en la mayoría del currículum de la Facultad.

El Máster en Estética y teoría de las Artes y mi estancia en Madrid fue decisivo para comprender la magnitud de la experiencia artística formal y conceptualmente. Un master inusual dirigido por José Jiménez y Fernándo Castro Flores y por el que pasaron durante dos años los artistas, pensadores, músicos y escritores más importantes del momento. Entre mis compañeros de sala estaban Fernández Sánchez Castillo, Helena Cabello y Ana Carceller, Rafael Lamata de Los Torreznos, Miguel Copón, Paula Noya, Alberto Baraya o Iñaki Martínez Antelo, todos ellos con una trayectoria artística de gran hondura.

Actualmente, compaginas la creación de tus piezas y proyectos con tu labor como docente en el Bachillerato de Arte del I.E.S. Sierra de Santa Bárbara de Plasencia, ¿qué es para ti lo mejor de conciliar ambos trabajos?

El trabajo con adolescentes te da una visión más cercana a la realidad, te ayuda a estar en el mundo de forma más activa y comprometida y te exige un nivel de actualización mayor que si estuviera encerrada en el estudio. Además está el trabajo colaborativo y el reto de compartir propuestas, intereses y contenidos con los compañeros. Te saca de tu egolatría y te enseña a contar con los demás. Es un buen ejercicio de humildad. No siempre es fácil el trabajo en equipo, pero cuando sucede es necesario y enriquecedor en la práctica docente.

María Jesús Manzanares. Acción Espigar la memoria. Cáceres Abierto (2019)

Me interesa el carácter potencial de los materiales, que aún no estén determinados en realidades definidas y acabadas, el hecho de que puedan llegar a ser y transformarse en lo que ellos mismos desconocen que pueden ser. Es como la magia de la maternidad y de lo material

Trabajas con multitud de materiales y técnicas: textiles, collage, escultura, pintura o bordados. ¿Cómo surge este carácter experimental y multidisciplinar?

La selección de procesos y materiales determinan en sí mismos un modo de crear. Lana de oveja, jabón, corcho, bordados, tejidos, collages, objetos encontrados fotografías, dibujos cosidos, lienzos o camisas remendadas son algunos de esos materiales. La experimentación, la prueba de ensayo y error es algo intrínseco en la búsqueda de una manera de hacer y decir. Y es lo que te ayuda a construir un discurso coherente.

Este carácter de experimentación habla sobre sí mismo, y aporta una carga de significado a la obra que no radica solo en el qué, sino también en el cómo, en las maneras. Amparo Moroño escribía para el catálogo Del lino al lienzo: “Porque no es lo mismo pintar sobre lienzo que bordar sobre lienzo. No significa lo mismo el pincel que la aguja. Y los mensajes no navegan de la misma forma sobre fondo blanco que sobre sacos de harina recuperados en un mercadillo, sobre telas estampadas procedentes de la última temporada de moda o sobre patrones antiguos rescatados del fondo de un cajón”.

¿Algunos referentes o influencias clave en tu trabajo que quisieras destacar?

Muchas referencias, por citar algunas Louise Bourgeois, Eva Lootz, Eadweard Muybridge, Pina Baush,  Jan Svanlmajer, Cecile Perra, Esther Ferrer, Kiki Smith, Annette Messager, Ana Mendieta, Fina Millares, Rebecca Horn, Manolo Millares, Lucio Muñoz, Wolf Wostell, Christian Boltanski, Joseph Beuys , todo El Art Brut, el Land Art, y todos los artistas vivos con los que comparto experiencias e inquietudes.

María Jesús Manzanares. Inmóvil. Dibujo y collage sobre legajos encontrados. 20 X 35

Los pinceles se han convertido en agujas y los óleos en hilos. El lienzo en linos usados o en fundas de colchón. Lo textil me conduce a lo doméstico y se convierte, al tiempo que en búsqueda, en un encuentro interior conmigo misma.

Tu último proyecto Adiós a La Rochelle, indaga sobre cuestiones de género e ideales impuestos por la sociedad. Para quien no lo conozca, ¿podrías contarnos más sobre esto?

La Rochelle es una ciudad costera en el suroeste de Francia. Por motivos familiares he viajado a menudo a esta zona, y he ido encontrando postales de principios del siglo XX escritas por personas anónimas que cuentan pequeños retazos de sus vidas: soldados que esperan volver pronto, hijos o maridos que desean un buen año nuevo, etc.. En las imágenes con las que trabajo aparecen mujeres en situaciones familiares, posando de una manera a veces hierática o siendo cortejadas, símbolos del amor romántico que viajaba por correo.

María Jesús Manzanares. Adiós a La Rochelle (2019)

He pensado que estas mujeres han dejado de ser «amantes de», «mujeres de» y se han ido a construir su vida, por eso sus rostros no aparecen, o en algunos casos esas caras dulces han sido sustituidas por espejos, para que todos nos reflejemos en ellas o cosidas con la técnica de los Soles del Casar. Las postales representan parejas o mujeres con un ideal de belleza alejado de la realidad en escenarios recreados y pintados que completo como si de una escenografía inventada se tratara. Y donde la mujer ha decidido partir para ser ella misma.

Realmente no es mi último proyecto, ya que siempre ando embarcada en varios a la vez.

María Jesús Manzanares. Adiós a La Rochelle (2019)

La selección de procesos y materiales determinan en sí mismos un modo de crear. Lana de oveja, jabón, corcho, bordados, tejidos, collages, objetos encontrados fotografías, dibujos cosidos, lienzos o camisas remendadas son algunos de esos materiales. La experimentación, la prueba de ensayo y error es algo intrínseco en mi manera de hacer y decir.

¿Cómo es tu proceso de creación? Desde que surge la idea, hasta que se materializa en tu estudio.

Comienza con un recuerdo, una experiencia o algo visto. Esa idea va macerando junto con muchas otras que se agolpan a la vez en la cabeza. Paralelamente están los materiales, los objetos susceptibles de ser transformados y que voy guardando.

De alguna forma es un modo de reflexionar y atender al carácter potencial de los materiales, me refiero a que aún no estén determinados en realidades definidas y acabadas, el hecho de que puedan llegar a ser y transformarse en lo otro, en lo que ellos mismos desconocen que pueden ser. Es, por buscar un paralelismo, la magia de la maternidad y de lo material, dos palabras que comparten origen y sentido.

Por eso han ido progresivamente cambiando las herramientas habituales del artista por enseres de la artesanía tradicional que me ayudan mejor a que fructifique ese impulso ancestral de los materiales cotidianos. Los pinceles se han convertido en agujas y los óleos en hilos. El lienzo en linos usados o en fundas de colchón. Lo textil me conduce a lo doméstico y se convierte, al tiempo que en búsqueda, en un encuentro interior conmigo misma, pausado e introspectivo. Aunque cualquier medio me sirve: fotografía, dibujo, collage o vídeo, son vehículos de transmisión.

Trabajas siempre con la puesta en valor de la labor femenina, ¿de dónde surge esta inquietud?

Sueño con que en algún momento de la historia no haya diferencia entre lo femenino y lo masculino. Hasta que llegue ese momento de igualdad absoluta y desde mi condición de mujer entresaco de mi entorno las experiencias vividas, los recuerdos y las tradiciones, escarbando en la memoria respetuosa como el arqueólogo que desarma una tumba en silencio. Así documento a mi manera el paso del tiempo y busco perpetuar la memoria de nuestros antepasados utilizando las telas que a ellos les sirvieron para dormir, viajar o guardar objetos. A través de tejidos que evocan tiempos pasados: lino, lana, rafia o esparto, procuro construir puentes entre la experiencia y lo que vendrá. Hay en estos trabajos un homenaje explícito e inagotable a las mujeres creadoras que, desde el anonimato doméstico o el empeño artístico, han trabajado por adecentar y llenar de sentimiento los lugares de la vida.

María Jesús Manzanares. Ámala 1 Bordado, cerámica y grafito sobre lino y bastidor. 40 X 40

Has participado en multitud de exposiciones colectivas, como Del lino al lienzo (2018), junto a la artista Estefanía Martín Sáenz o las realizadas a través de la Asociación Blanco, Negro y Magenta, a la que también pertenece Virginia Rivas; además de participar en la anterior edición de Cáceres Abierto con Espigar la memoria, ¿cómo surgieron estas actividades y proyectos?

Cada proyecto expositivo es singular y nace de circunstancias diferentes. Del lino al lienzo fue un proyecto comisariado por Maite Muro con el fin de aunar dos propuestas artísticas que fundamentaran su trabajo en los tejidos como soporte y la costura como herramienta. Todas las propuestas realizadas con la Asociación Blanco, Negro y Magenta tienen un carácter de compromiso social para dar visibilidad a las artistas y denunciar las injusticias que se producen contra las mujeres. Y el proyecto de Cáceres Abierto surge de la Junta de Extremadura y participo gracias a AVAEX y Julio C. Vázquez y Jorge Díez, que confiaron en mi propuesta. Espigar la memoria ha sido uno de los trabajos más complejos y completos que he llevado a cabo por la cantidad de personas implicadas en él.

María Jesús Manzanares. Enjaulados. Aluminio esmaltado, hilo de seda y goma. 50 X 70

La cultura atraviesa momentos difíciles y, sobre todo en Extremadura, ¿cómo crees que afectará a nuestro sector esta crisis?

La cultura siempre ha estado en crisis en nuestro país. En Extremadura se hacen esfuerzos desde las entidades públicas y apuestan siempre por el arte que se genera en nuestra región a través de convocatorias, exposiciones o propuestas de todo tipo. Pero este esfuerzo en la mayoría de los casos se queda en nuestra región y no repercute en el complejo entramado de la cultura nacional.

Ante esta crisis brutal en todos los ámbitos de nuestra vida lo importante es reinventarse, y que los que deciden el rumbo de las cosas valoren el poder de la cultura y la necesidad de ser generadores de riqueza. De esa riqueza que no se ve, pero que nos hace ser humanos.  

Sueño con que en algún momento de la historia no haya diferencia entre lo femenino y lo masculino.

Más sobre Mª Jesús Manzanares: Web | Blog | Instagram

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *